Conflicto interno y salud

A pesar de que nuestro estado de salud depende de factores externos, como la genética, el ambiente, el nivel socioeconómico, o el nivel académico, tenemos un márgen que depende de nuestras decisiones cotidianas. Resolver el conflicto entre lo que me apetece y lo que me conviene se refleja también en el resultado.

La genética

Poco podemos hacer para modificarla, o mejor dicho, nada. Al menos hasta hoy, y salvo contadas ocasiones en que la ley permite modificaciones con el fin de evitar patologías asociadas a los genes, es una lotería. Y está cada vez más clara la influencia de los genes en la salud. Así que pasemos de largo por este punto.

El ambiente

Otro elemento que influye en nuestra salud, y mucho. Años atrás podrían existir dudas o los que tenían la información podían intentar ocultarla. Ahora quien tiene interés puede obtener información de la salubridad de un entorno. Otra cosa distinta es que pueda elegir donde vivir.

El nivel socioeconómico

A eso me refiero cuando hablo de elegir. Si pudieramos, salvo raras excepciones, elegiriamos los mejores lugares para vivir. En zonas poco pobladas o con cierta diseminación, con acceso a todos los servicios, con poco ruído, con poca contaminación, en viviendas espaciosas, con jardín, con piscina, con medidas de seguridad. O sea, en lugares donde la esperanza de vida supera generosamente la de las zonas con peores recursos. Ahora bien, aún viviendo en lugares no tan privilegiados, puedo cuidar el entorno con medidas de higiene, de órden, de normas de convivencia, que ayuden a mejorar lo que no podemos cambiar.

El nivel académico

Parecería que tiene que ir ligado al anterior, aunque no siempre es así. Hay individuos o familias que disfrutan de un nivel económico que no va en consonancia con la formación académica. Eso puede tener distintas lecturas. Lo que si está demostrado es que el nivel académico de las madres es el factor que más influye en la salud de niños y adolescentes.

La voluntad de cambio

Cada uno de los elementos anteriores tiene un peso muy importante en la salud y algunas veces queda poco márgen para modificarlos, pero por algo son condicionantes y no determinantes, porque tenemos la posibilidad de elegir entre distintas opciones. Eso es posible si nos informamos bien y si le damos a la salud la importancia debida.